Como puede ver, hemos implementado el Préstamo Dinámico. El dinamismo de este tipo de préstamos se debe a tres factores:
a) el capital es reembolsado por las empresas (prestatarios) de forma dinámica en función de sus ingresos (sin plan de amortización preestablecido);
b) el único costo para la empresa (retorno para inversores) es una valor fijo previamente acordada (no hay tasa de interés anual) que también se paga de forma dinámica a lo largo del reembolso del capital;
c) el préstamo dinámico tiene un vencimiento final en el que, si los reembolsos mensuales no han sido suficientes para reembolsar principal + comisión, todo el monto adeudado será reembolsado por el Prestatario.
La amortización para los inversores será, por tanto, proporcional a los ingresos de las empresas: partirán de un mínimo fijo acordado y éste podrá aumentar en función de sus propios resultados. ¿Por cuánto? Aquí se encuentra la agradable sorpresa: cuanto más prometedor sea el proyecto de crecimiento en el que hemos elegido invertir, mayor será nuestro retorno.
¿Este artículo te resultó útil?
Cancelar
¡Gracias!